Bajoelvolcán LOS JUEGOS FEROCES. EL DÍA DEL WATUSI

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

LOS JUEGOS FEROCES
Título:
LOS JUEGOS FEROCES. EL DÍA DEL WATUSI
Subtítulo:
Autor:
CASAVELLA, FRANCISCO
Editorial:
LITERATURA MONDADORI
Año de edición:
2002
ISBN:
978-84-397-0935-0
Páginas:
304
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
Descatalogado
Colección:
LITERATURA MONDADORI
17,60 €

Sinopsis

«El 15 de agosto de 1971 es el día más importante de mi vida. El día del Watusi. El arco que se tiende sobre la madrugada en que Pepito y yo, resguardados de la lluvia por un plástico azul, pescamos sobre un dique derrumbado, y acaba sin gloria el amanecer también lluvioso del día siguiente. Los sucesos nos han devuelto al mismo lugar. Allá abajo, sólo un vaivén entre dos aguas, se mece un cuerpo con cadencia eterna.» En los últimos tiempos del franquismo, en una ciudad destruida y sonámbula, Fernando Atienza vive con su madre en las chabolas de la montaña de Montjuïc, residencia de emigrantes y refugio de malhechores. Es el verano del 71. Fernando y su amigo Pepito el Yeyé se dedican a pescar en las aguas sucias del puerto de Barcelona cuando tiene lugar un hecho terrorífico: la hija del cabecilla hampón del barrio ha sido violada y asesinada. Los dedos acusadores apuntan al Watusi: rey del ritmo, mercenario, guardián de la alegría y mensajero de la muerte... Fernando y Pepito parten en su busca para avisarle de que fuerzas despiadadas quieren vengarse de él. Ese día, 15 de agosto, la pareja recorrerá la ciudad desierta y descubrirá todos los aspectos del peligro y de la vida misma: la magia, el sexo, el placer, la mentira y el desengaño. Veinticuatro años más tarde, en la cima del monte del Tibidabo, Fernando Atienza recibirá un encargo, escribir un Informe Confidencial que le servirá para razonar acerca de su vida y de la trayectoria social y política de un país en decadencia. Los juegos feroces es la primera parte de una historia deslumbrante, cuya trama llena de peripecias, humor y suspense viene a confirmar el gran talento narrativo de Francisco Casavella.