Bajoelvolcán OMNIBUS JEEVES, TOMO 1. ¡GRACIAS, JEEVES!; EL CÓDIGO DE LOS WOOSTER; EL INIMITABLE JEEVES

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

OMNIBUS JEEVES, TOMO 1
Título:
OMNIBUS JEEVES, TOMO 1. ¡GRACIAS, JEEVES!; EL CÓDIGO DE LOS WOOSTER; EL INIMITABLE JEEVES
Subtítulo:
Autor:
WODELHOUSE, P.G.
Editorial:
ANAGRAMA
Año de edición:
2010
ISBN:
978-84-339-7596-6
Páginas:
584
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Consultar disponibilidad
24,50 €

Sinopsis

La creación más querida de P. G. Wodehouse es el tándem del amo y el sirviente formado por Bertie Wooster, afable y bobalicón, y Jeeves, su ayuda de cámara y protector. Éste es un primer Ómnibus Jeeves, al que seguirán otros. En ¡Gracias, Jeeves!, Bertie Wooster se siente muy disgus­tado. Los vecinos se han quejado de su práctica persisten­te con el banjo y decide instalarse en el campo. Ante esa perspectiva desoladora, Jeeves declina acompañarle. Ber­tie rechaza con altivez el ultimátum y se refugia en la casa de campo de un amigo, pero la paz se verá trastornada hasta alcanzar una situación candente que sólo Jeeves po­drá enfriar. En El código de los Wooster, el embrollo gira en torno a una jarrita de leche con forma de vaca que de­bió de pertenecer al tío Tom pero, mediante una artima­ña, fue adquirida por sir Watkyn Bassett. Bertie se ve obli­gado a robarla y queda a merced de una chantajista. Ahora necesitará la ayuda de Jeeves más desesperada­mente que nunca. En El inimitable Jeeves, el enamoradizo Bingo Little, amigo de Bertie, ha quedado prendado de Mabel, camarera en un restaurante de poca fama, pero el matrimonio parece imposible. Al parecer, un tío de Bingo, solterón y sibarita, es quien se opone a la unión. Bertie Wooster tratará de disuadirlo. Pero allí donde intervienen Bertie y Jeeves, todo suele enmarañarse... «P. G. Wodehouse es el escritor más divertido que haya vertido sus ideas sobre un papel» (Hugh Laurie); «Ha crea­do un mundo para que vivamos y nos divirtamos en él» (Evelyn Waugh); «El mayor escritor cómico que haya exis­tido» (Douglas Adams).